Sentencia que anula compras de acciones del Banco Popular Español

El Juzgado de 1ª Instancia nº 11 de Oviedo ha dictado la primera sentencia, de fecha 23 de marzo de 2018, acordando la nulidad de cuatro compras de acciones del Banco Popular Español; sentencia a la que le han seguido juzgados como el nº 4 de Oviedo, Gijón, Málaga y Barcelona.

La sentencia reproduce los argumentos que demuestran la falsedad de la información que el Banco Popular Español publicó sobre su situación financiera con ocasión de esa ampliación de capital de mayo-junio de 2016; a tal efecto resume el informe pericial elaborado por Prosper Lamothe, que evidencia cómo se manipularon de la forma más burda los datos de la entidad para presentar una situación completamente diferente de la que se reflejaba en las cuentas anuales y trimestrales anteriores y siguientes, además de que éstas luego resultaron también falseadas y fue necesario realizar provisiones adicionales, de tal modo que muy posiblemente la falta de veracidad de las cuentas se remonte por lo menos a 2012.

Recuerda la doctrina establecida por el Tribunal Supremo en el caso Bankia, que es aplicable al del Banco Popular, puesto que las circunstancias que se alegan para reclamar la anulación de las compras de acciones son sustancialmente similares.

Muestra que el Banco Popular no ha refutado las alegaciones sobre el falseamiento de la información publicada para su ampliación de capital; que la prueba pericial está sólidamente construida, sin que el Banco pudiese contradecirla, y demuestra la alteración de la situación financiera del Banco y sus perspectivas de evolución. Es de señalar que el Banco pretende defender la corrección de esa información aludiendo a que lo que produjo su crisis fue su exposición al sector inmobiliario, cuando precisamente en la información que publicó sólo presentaba índices y números relativos al negocio bancario, ocultando todo lo referente al inmobiliario. Y luego hace referencia la sentencia al hecho relevante comunicado por el Banco a la CNMV en abril de 2017 en que tuvo que reconocer que debió realizar provisiones extraordinarias por deterioros procedentes de años anteriores a 2015 y que había financiado la compra de acciones en la ampliación de capital (algo expresamente prohibido en la Ley de Sociedades de Capital).

Rechaza también la sentencia que la anulación de las compras de acciones suponga trasladar al Banco el riesgo consustancial en la inversión en acciones, ya que la anulación se deriva de ofrecer una situación de solvencia que no era real, es decir, del engaño a los inversores. Tampoco impide la anulación el hecho de que la CNMV hubiese aprobado el folleto, como ocurrió en el caso Bankia.

En definitiva, con esta sentencia se deja clara la viabilidad de la anulación de las compras de acciones del Banco Popular, no sólo las realizadas en la ampliación de acciones de 2016, sino de todas las realizadas durante el tiempo en que estuvo engañando sobre su situación financiera; desde cuándo ocurrió esto, es algo que hay que determinar, lo que probablemente se conseguirá con la información que se vaya descubriendo en el procedimiento penal que sigue la Audiencia Nacional.

Llámanos ContáctanosVísitanos